Una ley electoral que protege la bipolaridad y favorece la gobernabilidad